Creo que lo que más y mejor describe el arte son los cambios. Este lo fue. Era universitario, me hacía llamar por un nombre impronunciable y me robaron mi primer laptop. El resultado fue este: un nuevo naming (todavía por entonces absurdo) y otro paseo por la experimentación.

A los homenajeados, agradecido siempre.